Opinión

Hapkido

El término se puede interpretar como «el camino de la unión con la energía».

Es un arte marcial heterogéneo, físico y energético, donde la fuerza bruta no es un requisito primordial y donde importan el movimiento del propio cuerpo (cadenas cinéticas), la respiración y la velocidad de reacción al efectuar las diferentes técnicas. También es un sistema interno o suave, aunque su entrenamiento es muy vigoroso y exigente.

No es un deporte

Es un arte marcial con unos recursos técnicos ilimitados, eficaz, directo, contundente y con una plasticidad que seduce. 

Las técnicas del Hapkido son fluidas pero violentas y destructivas.

En la ejecución de las técnicas se realiza un círculo pequeño y, a veces, medio círculo.

El Hapkido aporta:

Un conocimiento anatómico y biomecánico más profundo del propio cuerpo.

Una visión nueva del arte marcial y un interés renovado por parte de los/as alumnos/as.

Seguridad personal gracias al aprendizaje de unas técnicas eficaces, directas y contundentes.

Efectividad y realismo en las sesiones de entrenamiento.

Un amplio repertorio de patadas.

El dominio del arte de la manipulación de las articulaciones y de las proyecciones.

El manejo de armas: palo corto, palo largo, cuerda o cinturón, cuchillo y bastón.

Ejercicios de respiración.

El Hapkido puede ser también un complemento muy útil para los/as practicantes de otras disciplinas marciales.

Debido a sus características, su práctica incrementa la rapidez de reflejos y la coordinación psicomotriz.



HAPKI YU KWON SUL ASOCIACIÓN CULTURAL